Restaurante Antonio

Restaurante Antonio se inauguró en el año 1989, en pleno casco histórico de Zaragoza. Desde sus comienzos, el objetivo era conseguir reconocimiento tanto por su buena cocina, cuidando la calidad del producto y la materia prima, como por su sala y servicio. Queríamos, que todo en conjunto, hiciera que nuestros clientes salieran satisfechos y con la intención de volver pronto. Hoy en día seguimos manteniendo todo esto y trabajamos cada día para mejorar.

Entrada a Restaurante Antonio, que se mantiene desde el año 1989 cuando de inauguró.

Entrada a Restaurante Antonio, que se mantiene desde el año 1989 cuando de inauguró.

Hoy en día, se sigue manteniendo el mismo comedor. Solo ha cambiado el color de sus paredes y suelos.

Hoy en día, se sigue manteniendo el mismo comedor. Solo ha cambiado el color de sus paredes y suelos.

Nuestro restaurante e encuentra emplazado en la tranquila ciudad de Zaragoza, en las proximidades de la bellísima Basílica del Pilar y el histórico Museo Romano. El comedor tiene una capacidad para 45 personas, pequeño y con mucho encanto, sus paredes redondeadas lo hacen acogedor, tranquilo y con un aire fresco ideal para celebrar cualquier evento familiar o particular.  Por las noches se puede disfrutar de una velada inolvidable a luz de las velas.

Con cada estación, cambian los centros de las mesas del comedor.

Con cada estación, cambian los centros de las mesas del comedor.

Por las noches, el comedor tiene un toque romántico a la luz de las velas.

Por las noches, el comedor tiene un toque romántico a la luz de las velas.

La cocina es de mercado combinando lo tradicional con un toque de modernidad y creatividad, cambiando la carta cada tres meses para trabajar siempre con productos frescos y de temporada. Los platos se elaboran en el momento para mantener la frescura de éstos hasta el último minuto.

El equipo de cocina esta liderado por Sergiopropietario y jefe de cocina de Restaurante Antonio,  que junto a su mujer Ela, encargada de sala, cada día se esfuerzan en dar lo mejor de sí y conseguir su objetivo: agradar a los clientes, e ir inventando platos y nuevos menús para satisfacer todos los gustos.

Foto de Sergio Andrés y Ela

Sergio Andrés y Ela

El trabajo de Sergio y Ela no sería el mismo sin la ayuda de un gran equipo que les acompaña cada día, para satisfacer al cliente al que le gusta disfrutar de la buena mesa y dando un trato amable, cordial y familiar. Todo el conjunto hace que venir al restaurante sea un verdadero placer.